Adultos

Si se trata de ti...

Adultos

En cualquiera de estas circunstancias podría serte de ayuda iniciar un proceso terapéutico que te posibilite sentirte mejor.

  • Cuando te das cuenta que llevas tiempo sintiéndote mal (obsesiones, ansiedad, decaimiento, apatía, miedo, estrés, depresión, mal humor, desilusión, cambios de humor, insomnio, miedo a perder el control y que la situación se te vaya de las manos, sintomatología física que no se explica por causas fisiológicas, dificultades en las relaciones con tu familia, pareja, …).
  • Cuando compruebas que no parece, que por sí sólo, la situación vaya a mejorar, sino que va empeorando con el tiempo ( en áreas de tu vida que se ven afectadas y en intensidad de los síntomas que sufres).
  • Cuando la gente de tu entorno, que te conoce bien, está preocupada por ti, por cómo te encuentras y te anima a solicitar ayuda psicológica.
  • Cuando estás atravesando una situación complicada en tu vida.
  • Cuando quieras proporcionarte un espacio dónde puedas escucharte, reflexionar sobre ti mismo... desarrollar y crecer personalmente.